Mermelada otoñal

¿Qué mejor que una deliciosa y cálida mermelada casera? Esta vez de higos, pero podemos prepararla con cualquier fruta. Las proporciones son muy simples, la mitad del peso de la fruta que elijamos, lo

agregamos de azúcar (nosotras usamos y te recomendamos el integral).

Colocamos a macerar en un bol la fruta cortada y pelada con el azúcar y un chorrito de jugo de limón. Tapamos con un repasador y dejamos reposar unas horas, hasta que las frutas saquen todo su jugo. Luego cocinamos con paciencia a fuego lento, revolviendo con cuchrada de madera para evitar que se pegue.

Un secretito: mientras la cocinamos le agregamos una pizca de nuestro mix de canela y jengibre para resaltar y darle un sabor muy especial.